Más allá de la fatiga

 

 

Alcanzar músculos de gran potencia y tamaño no es sencillo, si lo fuese las calles estarían plagadas de superhombres, pero no es así. Entrenando con pesas todo el mundo puede mejorar y tonificar su musculatura, pero los músculos de medidas escalofriantes necesitan acciones contundentes, a veces tan extremas que sólo unos pocos son capaces de soportarlas.

La fatiga es la barrera que actúa como verdadero selector que determina quiénes alcanzan un gran volumen y quiénes no.

¿Quién no quiere un cuerpo musculoso, fuerte e impresionante?

Para eso nos entrenamos regularmente en el gimnasio, pero alcanzar músculos de gran envergadura no es sencillo. Es un hecho que los principiantes pueden progresar con relativa facilidad en sus primeras etapas en este deporte y para ello no hace falta más que ser constantes con su entrenamiento, tratar de incrementar periódicamente el peso que mueven y alimentarse correctamente. Ya está, con eso pueden avanzar y mejorar su fuerza y tamaño muscular de forma aceptable.

Ahora bien, al cabo de un tiempo se acabarán los días en que casi cada vez que se repetía una sesión era posible usar más peso, o hacer más repeticiones con el mismo. Llega un punto en que hay que acostumbrarse a progresos cada vez más moderados e incluso a la falta total de mejoras. Para la mayoría ese es su límite, han progresado y están mejor que antes de empezar, pero ya no progresan porque no son capaces de superar la barrera que les abriría las puertas del gran desarrollo. Esa barrera se llama fatiga.

Por naturaleza los músculos son refractarios al crecimiento, puesto que a menos que se vean repetitivamente obligados a realizar tareas para las que no están capacitados, no tienen por qué modificar su estructura. Sin embargo, cuando los obligáis una y otra vez a realizar algo que está más allá de sus posibilidades es cuando el organismo aumentará la fuerza y el tamaño de los músculos para lograr cumplir con ese objetivo.
Es importante que entendáis este punto. Si vuestros músculos pueden con la tarea (entrenamiento) entonces, ¿qué necesidad tienen de crecer? Por tanto, llegamos todos a un punto en que el ejercicio cómodo no sirve para activar una hipertrofia importante, así que es necesario buscar métodos que sí lo hagan, es lo que todos conocemos por entrenar con intensidad.

Métodos de alta intensidad

Por tanto, una vez superada esa etapa que podríamos llamar de básica en el culturismo, esa en la que todavía se puede crecer bien haciendo un trabajo sencillo y procurando aumentar el peso periódicamente, hay que recurrir a medidas excepcionales que puedan activar profundamente los músculos como ser las superseries,triseries, repeticiónes forzadas, negativas.

El incremento incesante del peso tiene sus límites, porque las articulaciones sólo pueden soportar una cierta tensión, e intentar aumentar el número de series y de ejercicios tampoco tiene mucho futuro, porque realizar una excesiva cantidad de volumen de trabajo conduce inexorablemente al sobreentrenamiento e impide la necesaria recuperación que garantice el progreso.

“When you want to succeed as bad as you want to breathe, then you will be succesfull”

Imagen

Contacto: sborraspersonaltrainer@hotmail.com

Anuncios

Un pensamiento en “Más allá de la fatiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s